El presidente de Cesce, controlada por el Estado, afirma que es una compañía refugio a la que han acudido las empresas clientes en pleno confinamiento para buscar cobertura.

Tras el Covid, “las negociaciones de aseguradoras y Administración para fijar la ayuda al seguro de crédito se estancaron y es preciso encontrar una solución”, dice Fernando Salazar, presidente de Cesce.

“El Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) ha contactado con Cesce para buscar vías, adaptar la propuesta original a la situación actual y lograr que las aseguradoras apoyen una solución”, añade.

La pandemia ha impactado en este seguro que cubre la morosidad en operaciones comerciales entre empresas. Su siniestralidad se ha disparado y podría acentuarse, una situación que tiene precedente en la crisis de 2008.

Las aseguradoras rechazaron a través de Unespa la ayuda incluida en un real decreto por el Gobierno a través del CCS. Esta iniciativa da a las entidades la posibilidad de pedir una ayuda que luego deben devolver.

Las aseguradoras rechazan esta obligación de restitución, y creen que España está a la cola en estas ayudas si se compara con otros países.

“Hay modelos para todos los gustos. En Francia y Portugal el apoyo está en línea con España y en Alemania es donde se han desplegado ayudas más potentes”.

A la hora de valorar este apoyo en España, Salazar afirma que tiene “el corazón partido, ya que Cesce está entre dos mundos, el público y el privado, aunque trabajamos como una empresa privada más, y somos gestor exclusivo de los seguros de internacionalización de las empresas por cuenta del Estado”.

El 50,25% de Cesce es del Estado y el 49,75% se reparte entre bancos y aseguradoras. Santander tiene el 23,88% y BBVA, el 16,3%.

En lo que Salazar está de acuerdo con Unespa es en que “la ayuda para el seguro de crédito es en realidad para las empresas no para las aseguradoras. Que funcione es muy importante para el tejido empresarial”.

Independientemente de la solución que se pueda encontrar, Salazar apunta que “Cesce no está en la situación de otras aseguradoras de crédito. Somos más conservadores y tenemos mejores ratios de solvencia en crédito y caución, con un 311% mientras no repartamos dividendo. Somos la segunda compañía española de no vida en solvencia tras Mutua y la sexta en el total”. La aseguradora suspendió la retribución a sus accionistas tras aceptar la recomendación de los supervisores para fortalecer el capital.

Para ratificar la buena salud de la firma, Salazar añade que “Cesce no ha incrementado su siniestralidad por el Covid y ha crecido en clientes con el confinamiento. Antes del virus Cesce debía buscar clientes y ahora nos buscan. Somos una compañía refugio”.

Gracias a esta holgada situación, dice que “no tenemos una necesidad imperiosa del apoyo del Estado, pero nos sirve de seguridad por si la situación se complicara más”.

En esta línea de prudencia, ante el posible alza de las indemnizaciones, Cesce ha optado por aumentar su tesorería y no renovar inversiones vencidas para agilizar al máximo los pagos a los asegurados que se puedan producir”.

Fuente: www.expansion.com

Noticia completa