La complejidad regulatoria se ha convertido en un gran obstáculo para impulsar la internacionalización de las empresas online en Europa. Así lo asegura un informe de Stripe, la plataforma estadounidense de pagos online, que concluye que resolver las “incoherencias en la reglamentación” generaría una oportunidad de 100.000 millones de euros en comercio electrónico para Europa.

Según el estudio, realizado entre 500 directivos de negocios online europeos, tan solo el 33% de las empresas sienten que cumplen con las normas reglamentarias en todos los mercados en los que operan y solo el 24% (menos de uno de cada cuatro) están seguras de que entienden qué normas les afectan. En el caso de España, tan solo el 26% de los encuestados está seguro de cumplir con todas las normas y, apenas un 23% asegura ser conocedor de los reglamentos que afectan a su negocio.

El informe muestra también que el 71% de los directivos considera que el cumplimiento de todos los requisitos reglamentarios internacionales necesarios está frenando su crecimiento. El 30% de ellos afirma que esta cuestión es “un gran desafío” y el 42% que el cumplimiento normativo es cada vez más difícil.

Todo ello está teniendo un impacto directo en las expectativas del comercio transfronterizo y está provocando que el 41% de las empresas online que ya tienen presencia internacional la estén reduciendo debido al aumento de la normativa desde que se expandieron a ciertas regiones, señala el estudio de Stripe, realizado por B2B International.

Esto es así porque, según apuntan, esta situación está elevando los costes de cumplimiento normativa de las empresas. El 44% de las empresas ya pagan los servicios de asesores o consultores externos y el 41% reclutan ellos mismos personal para gestionar los retos normativos. Además, las empresas online ya cuentan con una media de 2-3 empleados a tiempo completo que trabajan en regulación, con un coste total de personal estimado en 250.000 euros al año. De media, en empresas de todos los tamaños, aproximadamente el 5% de la masa salarial total se gasta en recursos para adaptarse a la normativa vigente.

La mayoría de empresas reclama más armonización regulatoria. El 64% afirma que realizarían actividades en al menos 10 países si se armonizaran mejor los reglamentos o los regímenes fiscales en toda la UE. Estos negocios también asumen que podrían aumentar sus ingresos en un 30% sin la necesidad de lidiar con regulaciones demasiado complejas y su cumplimiento. “Si esa cifra se aplica a todos los negocios de comercio electrónico B2C de la UE, el PIB online de Europa podría crecer más de 100.000 millones de euros sólo en este segmento”, dice el informe.

Tom Wehmeier, socio y director de investigación de Atomico, señala que ha habido mucha introspección sobre cómo Europa puede crear más y mejores empresas locales punteras en tecnología. “Este informe envía un mensaje claro al cuantificar los retos diarios a los que se enfrentan hoy las empresas digitales europeas: tenemos que hacer más para aliviar las barreras que las impide expandirse más y más rápido a toda la UE”. Según este experto, es urgente avanzar en la simplificación de las operaciones dentro de un “verdadero mercado único digital”.

El informe muestra cómo existe una evidente correlación entre la velocidad con que un negocio se internacionaliza y su éxito económico. Así, revela que en los últimos cinco años, las empresas que se expandieron globalmente durante el primer año crecieron 141 puntos porcentuales en ingresos y 15 puntos porcentuales más rápido en plantilla que las empresas que se internacionalizaron más lentamente.

Tecnología específica de cada país

Los directivos que han participado en el estudio consideran que el aumento de la disponibilidad de la tecnología web y las herramientas digitales en los últimos cinco años ha sido un elemento clave para facilitar su labor. Un 70% de los negocios online ya utiliza la tecnología para ayudarse en este aspecto. Sin embargo, y según el informe, el panorama de las herramientas online también “está fragmentado” y la tecnología, al igual que la regulación, “se considera demasiado específica de cada país para ser realmente eficaz”.

Matt Henderson, responsable de desarrollo de negocio de Stripe en EMEA, apunta que para liberar todo el potencial de mercado único digital el cumplimiento de la normativa y la gestión de los impuestos transfronterizos deben simplificarse para las empresas online. “Esto no es solo una tarea para los responsables políticos, la tecnología también puede ayudar“, añade el directivo, que recuerda que Stripe es una empresa tecnológica que proporciona la infraestructura económica para internet. Empresas como Deliveroo, Uber, Amazon o Doctolib se encuentran entre las que utilizan su software para aceptar pagos online y realizar operaciones financieras en más de 120 países.

Según muestra el informe, no existe un patrón claro sobre hacia dónde prefieren expandirse los negocios online. En España, los países de la UE son el principal mercado con el 45%, seguido de Norteamérica con el 12%, y Latinoamérica y China, con el 10% cada uno. Por contra, las empresas online en Francia siguen otro patrón, un 29% se internacionalizan hacia europa y Asia y un 16% hacia Norteamérica.

Fuente: www.cincodias.elpais.com

Noticia completa