//Telefónica emprende su gran reestructuración

Cuando Telefónica convocó de urgencia este miércoles a los medios de comunicación, tras la reunión del consejo de administración, ya se intuía que era para anunciar algo grande. Telefónica realizará una profunda reestructuración en cinco pasos de su negocio, una iniciativa de tal calado que su presidente ejecutivo, José María Álvarez-Pallete, considera en la carta en la que comunica los movimientos a los accionistas que las líneas que escribe son, “sin ningún género de duda, las más importantes que os he escrito desde que fui nombrado presidente de Telefónica“.

El plan, presentado por Pallete ante el consejo de administración que ha dado su visto bueno, tiene cinco acciones estratégicas: define como mercados clave a España, Brasil, Reino Unido y Alemania; crea Telefónica Tech y Telefónica Infra; separa el negocio de Hispanoamérica mediante un spin-off operativo; y redefine el centro corporativo de la firma.

Estos movimientos persiguen tres objetivos clave. Por un lado, con la definición de países clave y la separación del negocio en América, se busca priorizar los mercados en los que la teleco puede tener un papel representativo y asentar un modelo de crecimiento sostenible a largo plazo. También se quiere poner el foco en las oportunidades con mayor potencial de desarrollo y apalancar el valor de las infraestructuras.

La nueva estructura y unidades, junto con la redefinición del centro, tienen un tercer objetivo: impulsar la agilidad y mejorar la eficiencia. Traducido a términos económicos, se estima que la adopción de las nuevas medidas supondrán más de 2.000 millones de ingresos adicionales, y contribuirán a mejorar en dos puntos porcentuales el margen de flujo de caja operativo en 2022.

Cambios en la organización territorial

Telefónica priorizará su inversión en cuatro países: España, Brasil, Alemania y Reino Unido, que son los que concentran actualmente el 80% de los ingresos de la firma. En concreto, en la última presentación de resultados de la firma, el negocio en España aportaba el 27% de ingresos; el de Brasil, el 21%; Alemania, el 16%; y Reino Unido contaba por un 15%. En este balance, la firma vinculaba su incremento en la facturación a “la mejora de España, Brasil y Alemania” y “al sólido comportamiento de Reino Unido”.

Con el nuevo modelo, Telefónica prevé destinar el grueso de sus inversiones y recursos a estos mercados de mayor valor, tanto para mejorar la oferta y los servicios como para renovar la red y avanzar en digitalización. La compañía ha confirmado en sus puestos a los principales miembros del organigrama en estos territorios, bajo la dependencia del consejero delegado de Telefónica, Ángel Vilá: Emilio Gayo en España, Christian Gebara en Brasil, Mark Evans en Reino Unido y Markus Haas en Alemania.

En España, en concreto, la compañía ha aprobado una nueva organización, con el foco puesto en la mejora en la facturación. La renovación pasa por el refuerzo de las funciones de María Jesús Almanzor, consejera delegada de Telefónica España, en un movimiento impulsado por el propio Gayo. Entre los distintos cambios que implica esta decisión destaca la creación de la figura del director de Transformación, que estará liderada por Sergio Sánchez Gallego y se encargará del seguimiento y la ejecución de los proyectos de transformación de Telefónica España.

Frente a esto, el negocio de Latinoamérica, que estaba dividido en Hispam Norte e Hispam Sur, se redefine en una nueva unidad en la que se engloban los países con presencia de Telefónica en el territorio, a excepción del negocio en Brasil. Explica Álvarez-Pallete en su carta a accionistas que, pese a que hace unos años estas unidades constituían “el motor de crecimiento de la compañía”, actualmente su contribución se ha visto mermada. De ahí que se haya decidido crear una spin-off para la región, con su equipo de gestión propio, para intentar atraer inversores y generar sinergias con otros agentes que maximicen su valor, mientras se modula la exposición a la región. La unidad dependerá de la Dirección General de Finanzas y Control de Gestión, liderada por Laura Abasolo.

Creación de Telefónica Tech y Telefónica Infra

Dos nuevas unidades de negocio surgen de la reorganización de la compañía. Telefónica Tech se centrará en el segmento empresarial, con foco en ciberseguridad, cloud e IoT y big data, que estará liderada por José Cerdán, hasta ahora responsable del segmento B2B. La firma detecta importantes crecimientos en estos negocios con, explican, “subidas en la facturación por encima del 30%”. Aquí se podrán sumar, en el futuro, nuevas oportunidades de negocio relacionadas en las que la compañía vea posible potencial. Telefónica prevé que, por este negocio, entren 2.000 millones de euros de ingresos adicionales en 2022.

La segunda unidad, Telefónica Infra, estará centrada en la infraestructura de comunicaciones de la compañía, con el 50,01% de Telxius como activo principal. Telefónica Infra se enfocará en la monetización de su cartera de torres e instalaciones vinculadas. Ya en septiembre, la firma explicaba que estaba buscando alternativas para esta parte de su negocio, cuyo CEO será ahora Guillermo Ansaldo.

Renovación del modelo organizativo

Todas estas maniobras repercuten en la quinta y última de las decisiones estratégicas de Telefónica: el establecimiento de un nuevo modelo operativo, con el que esperan “ganar agilidad, acelerar la ejecución y maximizar las sinergias entre todas las unidades de Telefónica”, en palabras de Pallete. Estas iniciativas se basan en la simplificación y adaptación del centro corporativo, poniendo el foco en segmentos de valor diferencial, eliminando duplicidades entre filiales y reduciendo estructuras complejas.

Un movimiento anticipado

Lleva tiempo Telefónica ajustando su negocio, con una serie de movimientos que, a la luz de este nuevo plan, pueden entenderse como los cimientos para la reestructuración que comienza ahora. La compañía ha ejecutado a lo largo de 2019 una serie de operaciones de desinversión con el objetivo de reducir su venta, como la venta de filiales en distintos negocios de Hispanoamérica, como Costa Rica, Panamá, Nicaragua y Guatemala. La de El Salvador, aunque acordada, está pendiente de cerrar, para lo cual deben solucionar varias trabas con las autoridades reguladoras. Más recientemente, la compañía anunciaba el acuerdo con AT&T en México para acceder a la capacidad de última milla inalámbrica de la teleco estadounidense.

Más allá de América también se han producido movimientos. En España, tras un mes de agosto complicado en bolsa, se ha sellado un nuevo plan de jubilaciones y bajas incentivadas y la búsqueda de alternativas a su cartera de emplazamientos; además, en los últimos meses se han anunciado importantes acuerdos con Prosegur y Atresmedia. Este afán reestructurativo llega a otros países como Alemania, donde ha realizado inversiones importantes en 5G; aquí, además, la unidad de big data Next se ha enfrentado a un proceso de reorganización para reubicar sus proyectos en la empresa matriz.

Fuente: www.networkworld.es

Noticia completa

2019-12-03T08:32:18+00:00 3 de diciembre, 2019|